Calabacín Blanco Di Trieste

Calabacín Blanco Di Trieste

Planta anual y de crecimiento indeterminado, de porte rastrero. Sobre su tallo principal se desarrollan tallos secundarios. La floración es monoica por lo que que en una misma planta coexisten flores femeninas y masculinas.

Características

Nombre Común: CALABACIN, ZAPALLITO ITALIANO.
Nombre Científico: Cucurbita pepo


Planta anual, arbustiva o rastrera.
Las hojas son erectas, de pecíolo muy largo, ásperas y espinosas, de lámina ancha y forma casi triangular, con 5 a 7 lóbulos y base cordada. La floración es monoica, con flores grandes, de color amarillo y corona acampanada-erecta.
Los frutos constituyen el órgano de consumo habitual y contienen semillas grandes, marginadas, planas y de color blanco-amarillento.
CULTIVO DEL CALABACÍN
Ciclos de cultivo:
-Extra-temprano
-Temprano
-Semi-tardío
- Tardío

Luz:
Es una planta que necesita bastante luminosidad, por lo que una mayor insolación repercutirá directamente en un aumento de la cosecha.
Temperaturas:
El calabacín es un cultivo que requiere una climatología cálida.
La planta se hiela con temperaturas por debajo de 0ºC; si esa temperatura ocurre durante pocas horas y la helada no afecta a la parte radicular, cuando la temperatura se eleva la planta rebrota y se recupera inmediatamente.
No vegeta bien cuando la temperatura es inferior a 8º C, llegando a detener su desarrollo vegetativo.
El desarrollo óptimo está con temperaturas entre 25º y 35ºC.
El desarrollo vegetativo del calabacín es muy rápido cuando en el ambiente de la temperatura es alta y hay humedad suficiente.
El calabacín no es demasiado exigente en temperatura, menos que el melón, pepino y patillas, aunque soporta temperaturas más elevadas.
Humedad ambiental.
Humedades relativas muy elevadas favorecen el desarrollo de enfermedades aéreas y dificultan la fecundación.
Suelo:
Es poco exigente en suelo, adaptándose con facilidad a todo tipo de suelos, aunque prefiere aquellos de textura franca, profunda y bien drenada.
Responde muy bien en los suelos que están bien provistos de materia orgánica.
El pH óptimo oscila entre 5,5 y 6; en los suelos neutros y alcalinos pueden manifestarse carencias de microelementos.
Los valores de pH óptimos oscilan entre 5,6 y 6,8 (suelos ligeramente ácidos), aunque puede adaptarse a terrenos con valores de pH entre 5 y7.
A pH básico pueden aparecer síntomas carenciales, excepto si el suelo es arenado.
Si los suelos son arenados se comporta perfectamente incluso si son alcalinos.
Es una especie medianamente tolerante a la salinidad del suelo y del agua de riego, (menos que el melón y la sandía y más que el pepino).
Hay que trabajar el suelo a una profundidad de 40 cm, enterrando estiércol bien descompuesto.
Siembra:
En calabacín suele realizarse la siembra directa en el suelo o en la capa de arena, a razón de 2-3 semillas por golpe, que se sembrarán juntas al objeto de que al emerger rompan la costra del suelo con mayor facilidad, cubriéndolas con 3-4 cm de tierra o arena, según corresponda.
Durante la germinación y nacencia exige temperaturas altas en el substrato.
Para germinar, la temperatura óptima está entre 18º y 28ºC; si la temperatura es baja, del orden de 10º C, la germinación es difícil.
Con temperaturas alrededor de 14º C por la noche y 25º C por el día, el calabacín tarda de 3 a 4 días en nacer.
El tiempo que tarda en hacerse una planta en semillero, desde que nace hasta que está en condiciones de llevarla al suelo de cultivo, es de 20 a 25 días, en condiciones normales de temperatura.
La época de siembra será de todo el año en nuestro país.
Se enterrarán 3 semillas en cada hoyo a una profundidad de 2 cm.
Una vez que haya germinado, se dejarán sólo una planta por hoyo, la más fuerte.
Plantación:
Se hacen camellones a una distancia entre las crestas de cada uno de 3 cuartas.
Se ponen las plantas de calabacines sembradas a media altura del caballón procurando que sus raíces queden bien cubiertas de tierra y que a la hora de regarlos reciban agua abundante, lo cual sucederá con la inundación de los camellones.
Es importante tener en cuenta la distancia entre cada planta (1,5 metros mínimo) ya que estas plantas sacarán unas enormes hojas y en su interior veréis aparecer constantemente las hermosas flores color anaranjado y amarillo que luego se convertirán en los preciados calabacines.
Cuando se hace en camellón, la distancia entre plantas dentro de estos es de 0,90 a 1,25 metros.
Riego:
El consumo de agua dependerá del marco de siembra, época de cultivo y sistema de riego, oscilando en cultivos con riego localizado.
En general el calabacín es una planta exigente en humedad, precisando riegos más frecuentes con la aparición de los primeros frutos.
No obstante, los encharcamientos le son perjudiciales, y en las primeras fases del cultivo no son convenientes los excesos de agua en el suelo para un buen enraizamiento.
En el primer aporte de agua se realiza un día antes de la siembra.
Tras la nacencia es conveniente retrasar los riegos hasta los 20-25 días, para estimular la formcion de raíces cuando el suelo está en tempero.
A partir del segundo riego, los riegos se llevarán a cabo cada 7-10 días, dependiendo fundamentalmente de la climatología.
En riego localizado, el primer aporte se dará un día antes de la siembra, no siendo conveniente alargar demasiado los riegos posteriores a la nacencia, dando riegos ligeros tras la misma, de volumen y frecuencia variable en función del suelo y época de siembra.
Es aconsejable someter a la planta a un pequeño período de sequía en estado de 3-4 hojas verdaderas, con el fin de favorecer un potente sistema radicular.
Aproximadamente una semana antes del inicio de la recolección deben incrementarse los riegos tanto en volumen como en frecuencia, siendo este aumento progresivo hasta que el cultivo alcance la plena producción. Entre 20 y 90 días después de la plantación.
Abonado o fertilización:
Los fertilizantes de uso más extendido son los abonos simples en forma de sólidos solubles (nitrato cálcico, nitrato potásico, nitrato amónico, fosfato monopotásico, fosfato monoamónico, sulfato potásico, sulfato magnésico) y en forma líquida (ácido fosfórico, ácido nítrico), debido a su bajo costo y a que permiten un fácil ajuste de la solución nutritiva, aunque existen en el mercado abonos complejos sólidos cristalinos y líquidos que se ajustan adecuadamente, solos o en combinación con los abonos simples, a los equilibrios requeridos en las distintas fases de desarrollo del cultivo.
También se dispone de numerosos correctores de carencias tanto de macro FERTIMAX como de micronutrientes MICROMAX que pueden aplicarse vía foliar o riego por goteo, aminoácidos de uso preventivo y curativo, que ayudan a la planta en momentos críticos de su desarrollo o bajo condiciones ambientales desfavorables, así como otros productos (ácidos húmicos y fúlvicos, correctores salinos, etc.), que mejoran las condiciones del medio y facilitan la asimilación de nutrientes por la planta.
El aporte de microelementos MICROMAX, que años atrás se había descuidado en gran medida, resulta vital para una nutrición adecuada, pudiendo encontrar en el mercado en forma de quelatos, cuando es necesario favorecer su estabilidad en el medio de cultivo y su absorción por la planta.
Recolección:
El tiempo que transcurre desde que se planta hasta que se inicia la recolección, en los tamaños de fruto comercial que se hace de esta hortaliza para el mercado en fresco, puede ser entre 40 y 50 días en cultivo de invernadero.
La recolección del calabacín comenzará 40 días después de la siembra, y continuará durante otros 40-60 días.
Es aconsejable recolectar los calabacín es todos los días o, como muy tarde, cada dos días.
En efecto, hasta que no se corta el fruto está creciendo lo que retrasa la formación de los frutos siguientes.



Para mayor información consúltenos
Powered by GlobalWebTek